menu

Blog

Haciendo frente a los estreptococos

Las infecciones estreptocócicas es uno de los mayores problemas en las granjas porcinas. Estas bacterias son la principal razón para el tratamiento con antibióticos en las cerdas. Como la presión aumenta para limitar el uso de antibióticos en la producción animal, los productores de cerdos están mirando más de cerca soluciones preventivas para los problemas de estreptococos. Las medidas higiénicas y nutricionales pueden contribuir a tales soluciones.

El centro de innovación de cerdo en Sterksel (Holanda), organizó una serie de talleres interactivos sobre las medidas preventivas destinadas a combatir el desafío de los estreptococos en las explotaciones porcinas. Los productores, veterinarios y especialistas en nutrición intercambiaron experiencias y conocimientos sobre el tema.

El veterinario holandés Theo Geudeke del servicio de sanidad animal, discutió los diversos síntomas de una infección por estreptococos y destacó el primer indicio de una infección, como una reducción en el consumo de alimento y el cambio de comportamiento del animal. Los cerdos con estos síntomas muestran una menor actividad y parecen deprimidos. Más adelante pueden aparecer fiebre y cambios en la pigmentación de la piel. Las articulaciones también pueden verse afectadas, lo que conlleva a cojeras. La infección estreptocócica también puede causar problemas pulmonares y efectos neurológicos; en estos casos, la mortalidad puede aumentar en un 50%.

Nada menos que 35 tipos diferentes de estreptococos suis son conocidos y no existen vacunas eficaces disponibles contra estos en pruebas de diagnóstico fiables.

Los estreptococos entran en el animal a través de las amígdalas en la garganta, o a través de los intestinos. Las lesiones en la piel también pueden proporcionar una vía de entrada. La contaminación entre las granjas se produce a través del movimiento de existencias, visitantes a la explotación y medios de transporte de animales. Dentro de una granja, los estreptococos se transmiten fácilmente de los lechones infectados a los demás lechones del habitáculo. El personal de la explotación también puede ser una fuente de infección.

Infección por estreptococos

Figura 1. Infección por estreptococos

Los factores de manejo que contribuyen al riesgo de infecciones estreptocócicas son la mezcla de camadas después del destete, altas densidades de población, altas tasas de crecimiento y los factores nutricionales. Algunas medidas preventivas incluyen la cuidadosa bioseguridad, logística y una buena adaptación de la dieta.

Según técnicos de Provimi, mejorar la salud intestinal es un factor clave en la reducción de los problemas de salud en la granja. Una pared intestinal saludable con vellosidades largas y delgadas y el buen funcionamiento con uniones estrechas, aseguran una óptima digestión y absorción de nutrientes y evita que las sustancias nocivas y demás bacterias patógenas entren en el torrente sanguíneo. Una ingesta sub-optima en el destete causa daños a la mucosa intestinal del lechón, lo que puede conducir al “síndrome del intestino permeable”.

El consumo de pienso de los lechones en el destete se puede incrementar también suministrando un sustituto de leche como el RescueMilk. Provimi también hace hincapié en el aumento del riesgo de comer en exceso, que puede producirse a partir de una semana después del destete y acarrea problemas intestinales. La dilución de la alimentación de los lechones puede disminuir el riesgo de sobrecargar el tracto digestivo.

Los problemas de estreptococos de las granjas porcinas se pueden abordar mediante la mejora de las condiciones higiénicas y manteniendo las camadas juntas después del destete. El pienso en harina o desmenuzado (micrum) en lugar de granulado, mejorará el consumo de los lechones. La salud intestinal se puede mejorar mediante la formulación de dietas especiales y la adición de aditivos que promueven el desarrollo del tracto digestivo. Un intestino sano es clave para la salud del cerdo en general.

Últimas Noticias