menu

Blog

Cría de terneras

Las novillas de sustitución representan el futuro productivo de la explotación y del hato, de esta manera su nutrición y manejo es de suma importancia de cara al futuro. Unas novillas bien desarrolladas que alcancen sus objetivos de peso en la primera inseminación y en el parto producen más leche, compiten mejor con las otras vacas del hato, tendrán un mejor rendimiento reproductivo y se quedaran más tiempo en la explotación que unas novillas poco desarrolladas. Unas novillas al parto con un peso bajo es una opción cara que se debe evitar en todo momento.

El inicio de la pubertad (es el comienzo del ciclo) se relaciona con el peso en lugar de con la edad, un retraso en la pubertad significa una mayor probabilidad de una primera gestación más tardía. Las novillas con un peso bajo que paren más tarde, tardan más tiempo en comenzar a ciclar de nuevo, lo cual afecta a la fertilidad del hato. La tasa de crecimiento después de la pubertad y el peso vivo posterior al parto se correlacionan positivamente con la producción de leche durante la primera lactación. Pariendo las novillas con un tamaño y peso optimo, el alimento consumido puede ser utilizado para la producción de leche y menos para el crecimiento. Las novillas más grandes comerán proporcionalmente más, lo que se traduce en una mayor producción de leche, además las novillas bien desarrolladas experimentan una mejor competencia para la alimentación y una interacción social más agresiva.

Cría de terneras

Imagen 1. Cría de terneras

Como un estándar en la industria, es ampliamente aceptado que el peso de las novillas de sustitución debería de haber alcanzado el 30% del peso adulto a los 6 meses, el 60% en el apareamiento (15 meses) y el 90% en el momento del parto (24 meses). Para un crecimiento estable y sostenido y un desarrollo mamario, la nutrición de las terneras y las novillas es vital. Con el fin de alcanzar estos objetivos es de suma importancia que las terneras tengan un buen inicio. Un programa de cría de terneras de calidad incluyendo un sustituto de leche y el alimento de la ternera durante las diez primeras semanas de la vida es esencial para establecer la funcionalidad del rumen y su rendimiento en el crecimiento.

Para lograr un alto consumo de materia seca, el programa de cría de terneras de Provimi incluye los sustitutos de leche: ProviMilk Excel y ProviMilk Elite y un prestarter formulado específicamente para el desarrollo del rumen: Bovin. Estos productos llevan incorporados el concepto NuStart, un paquete de máximo rendimiento natural compuesto de aceites esenciales, probióticos y prebióticos y un antioxidante natural para mejorar la inmunidad del animal: Proviox. Esta combinación resulta en una mejor salud intestinal, mejor digestibilidad, desarrollo del rumen, mayo consumo de pienso starter y en general mejoras significativas en las tasas de crecimiento. Además de una suficiente ganancia de peso vivo, la cantidad de pienso consumida determina el momento adecuado para destetar las terneras ya que esto refleja el desarrollo del rumen. Para realizar un seguimiento del rendimiento de crecimiento después del destete es importante llevar a cabo un seguimiento regular y modificar el programa de alimentación cuando sea necesario.

 

Últimas Noticias